Generación LIKE

Generación LIKE

¿Quiénes son y cómo piensan?

Nuestros niños han crecido y junto con ellos, tenemos que crecer también nosotros como papás.

Los niños que ahora tienen entre 12 y 16 años, son lo que llamamos los verdaderos nativos digitales. Ellos son usuarios permanentes de las redes sociales, que han adoptado el ‘like’ o el ‘repost’ como un símbolo de valor.

Nacidos a partir del 2003, crecieron junto con este mundo de las redes sociales y, muchos de ellos, han hecho parte de su vida cotidiana los ‘me gusta’, los ‘followers’ y las ‘stories’. Para ellos los ‘likes’ y los ‘reposts’ son un juicio de valor, reconocimiento y autoestima; para la que el mundo digital llega a tener tanta o más importancia que la vida real; que piensa mucho en los resultados del contenido que publica y, si no alcanza lo esperado, lo considera un fracaso.

Esto es tan potente, que Instagram ya está haciendo pruebas para ocultar el número de ‘likes’ en las publicaciones y así reducir la obsesión de algunos jóvenes.

La permanente relación que tienen con las redes sociales hace que muchos de ellos estén hiperconectados, buscando inmediatez en las respuestas a sus publicaciones y haciendo de los ‘likes’ una recompensa.

Inmediatez a cualquier precio. Están acostumbrados a la rapidez de Internet, lo que provoca que se frustren si las fotos que suben a Instagram no reciben muchos ‘likes’, si hay pocas visualizaciones en sus ‘stories’ a minutos de publicarlas o si no les responden rápidamente en WhatsApp.

, su red social favorita.

Diversos estudios, tanto en USA como en el Reino Unido, revelan que el placer que provoca a un adolescente el conseguir una gran cantidad de ‘likes’ se asemeja a lo que siente al recibir dinero. Uno de cada cinco jóvenes se despierta de madrugada para revisar sus redes sociales. Esto puede llegar a generar trastornos del sueño y a su vez falta de autoestima, ansiedad e incluso depresión.

El grado de dependencia emocional y psicológica que pueden alcanzar es alta, ya que la búsqueda de la aprobación de los demás se convierte en muchos casos en una obsesión.

Es por eso que es necesario enseñarles el uso sano de redes, acortar su tiempo frente a las pantallas con actividades deportivas o extracurriculares, panoramas cortos con nosotros a comprar o ir a dejar y buscar algo, labores en casa que los desconecten a ratos de la tecnología celular y establecer normas, como el no uso de teléfono en la mesa, el escritorio o el baño.  Y lo más importante: como papás debemos informarnos bien y saber cómo funcionan estas aplicaciones.

Además, te puede interesar...

¡Hagamos Una Plantita!

Aunque sea en un rinconcito de nuestra casa, podemos enseñar a nuestros pequeños sobre reciclaje, mostrándoles conceptos básicos de la naturaleza. ¡Hagamos

Limpiar el chupete

Siempre ha sido un dilema si limpiar o no el chupete de nuestros niños cuando cae al suelo, con nuestra propia boca.

¿Hablemos de integración?

Los niños están mejor preparados que nosotros para integrar. Tienen menos prejuicios, por lo tanto, discriminan menos. El éxito de nuestros hijos